Por fin pudiste salir con la chica que tanto te gustaba. Preparaste todo para ese día tan especial, que tanto anhelabas. La buscas a la puerta de su casa, la llevas a cenar, luego a ver unas películas. En todo ese tiempo te has esmerado en atender a las señales que ella pudiese estar enviando. Sin embargo ¿de verdad le gustas?

Esta es una de las preguntas que más ronda por la cabeza del hombre cuando desea acercarse a una chica, pero se cohíbe de hacerlo por eso mismo: ¿le gusto o no le gusto?

Es por ello que, para que la próxima vez, sigue estos consejos para que puedas saber si estás perdiendo tu tiempo o vale la pena seguir.

¿Le gusto o no le gusto? ¡Atiende las señales!

Para saber si le gustas a una chica, primero tienes que entender que NO es el lenguaje verbal lo que dirá si le gustas o no. Es imprescindible que prestes atención a las señales de su cuerpo (lenguajo no verbal o corporal) para poder saber si te “lanzas” o no.

⦁ Roce constante

Si ella te toca de una forma reiterada siempre es un buen signo. De la misma manera si decide colocarte de forma correcta la camisa, o si directamente quiere darte un abrazo dicta mucho de las intenciones de alguien, y que por supuesto son los signos más claros y universales del mundo.

Normalmente, si no le gustas a una chica, esta evitará el contacto físico contigo en todo momento, básicamente porque suelen tener mucho cuidado en no enviar el mensaje equivocado.

⦁ Recuerdos

Aunque por mínimos que sean, si la chica que te gusta te impresiona recordando anécdotas de conversaciones o momentos que ni tan siquiera tu guardabas en tu mente quieren decir dos cosas: o que es muy detallista, o que directamente siente algo por ti.

⦁ Buen humor

Se trata siempre de un signo claro de enamoramiento, y si ella se presenta delante de ti con un alegre humor fuera de sí y que pocas veces se lo habías reconocido, es muy probable que le atraigas.

Ten en cuenta que si se ríe, y que por supuesto, si disfruta a tu lado, será un signo de buen estar, sobre todo si se trata de una risa nerviosa.

⦁ Vistazo de ojos

Un “repaso” de arriba abajo es inequívoco en el la comunicación no verbal de una mujer.

⦁ Nerviosismo

Uno de los más claros, por no decir el que más. Sobre todo en ella, está el meneo constante de la melena: para adelante, para atrás y para el lado. No lo dejan quieto ni un minuto. También encontramos el enrojecimiento de las mejillas o el uso inadecuado del lenguaje.