Una dieta se define como un régimen alimenticio en que la persona basa su consumo mayor en un nutriente en específico para lograr una talla ideal o mantenerla.

Bien sea proteinadas o baja en grasas, hay dietas para todos los gustos y colores y según el requerimiento de cada persona para una buena alimentación.

Pero, desafortunadamente hay quienes usan las ganas de las personas de tener un peso ideal para inventar cualquier dieta sin importarles la salud de las personas.

Es por eso que conoce a continuación las dietas que nuncas debes hacer:

Dieta de la sopa de repollo

Dieta de la sopa de repollo

Es una de las más seguidas por quienes quieren lograr perder peso muy rápido, ya que consiste en comer solo frutas y caldo de sopa de repollo durante 7 días.

Lo malo de esta dieta es que provoca una pérdida súbita de líquidos en el cuerpo, lo que pudiera conllevar a una deshidratación severa.

Aunado a esto, la persona nunca pierde grasa, ya que una vez termine la dieta recuperará el peso perdido, ya que solo fue agua.

Dieta pomelo

Dieta pomelo

La dieta pomelo se basa en limitar las cantidades de calorías que ingerimos y aportamos a nuestro cuerpo, en base al consumo de alimentos bajo en grasas.

Entre esos alimentos se incluye el jugo de pomelo el cual según la creencia popular tiene propiedades adelgazantes además de que supuestamente es rico en vitaminas y fibras.

Pero la realidad es que a pesar de que esta dieta logra su cometido, la persona volverá a recuperar ese peso que ha perdido y posiblemente el doble.

Mantener un nivel de caloría bajo en el organismo es muy difícil, por lo que esta puede ser controlada con el ejercicio constante, entre esos los cardiovascular.

Dieta de la bella durmiente

Dieta de la bella durmiente

Como su nombre lo indica, la dieta de la bella durmiente motiva a quienes decidan hacerla a dormir largos periodos para perder peso.

Recientemente se publicó un estudio en el que se detalla que dormir largas horas potencia la pérdida de peso, esto no ocurre como realmente queremos.

Dormir mucho tiempo para perder peso, implica privar al cuerpo de alimentos necesarios para su correcto funcionamiento, siendo que durante el sueño el cuerpo necesita de energías para poder seguir funcionando perfectamente.

Te puedo asegurar que si usas esta dieta, es probable que tu cuerpo se vuelva en tu contra ya que intentará despertarte para que comas.