Aunque no lo creas, los alimentos con alto contenido de sodio son más comunes de lo que piensas, incluso algunas marcas de agua embotellada poseen altos niveles de sal como parte de su contenido, por lo que debes estar siempre atento para evitar un consumo desmedido.

El consumo excesivo de sal está relacionado con padecimiento ligados al corazón como hipertensión y demás problemas cardiovasculares. A esto también se le suma los inconvenientes por el aumento de peso debido a la retención de líquidos que se asocian al consumo de sal.

El consumo diario actual de sal puede llegar a nueve gramos e incluso más, si tenemos en cuenta que por lo general las personas comen mucho enlatados o comida chatarra que suele ser rica en este elemento.

Lo idea es bajar a seis gramos e incluso un poco más, para esto puedes controlar su consumo siguiendo algunos consejos para así evitar que tu organismo se vea duramente afectado por los efectos de un nivel alto de sodio.

Consejos para disminuir el consumo de sal

Como te comenté anteriormente, los alimentos procesados o enlatados son ricos en sal, en realidad poseen muchas cantidades, por lo que su consumo excesivo puede elevar el nivel de sodio en el organismo de manera drástica.

Algunos alimentos congelados también poseen altos niveles de sodio, si bien la idea no es dejarlo de consumir, puedes bajar su ingesta al optar por alimentos más sanos y menos procesados, ya sabes la regla de: más natural, mejor.

También puedes leer las etiquetas de estos alimentos para adquirir aquellos que tengan menos cantidad como ingrediente activo. La idea es que adquieras los que indiquen menor contenido de sodio o igual a las calorías por porción, esto respecto a la tablas nutricionales.

Algunos alimentos que poseen alto nivel de sodio son aquellos que irónicamente consumimos de manera diaria, bien sea desde nuestra casa o en alguna salida, la sal está más cerca de lo que comemos de lo que creemos.

El pan blanco, la pizza, los embutidos, espaguetis con salsa, queso fundido, los perros calientes, la popular salsa de tomate son algunos de los alimentos que son recurrente en las horas de comida de las personas.

A esto se suma el jamón, uno de los embutidos con más sal presente de manera activa, el arroz, la harina son otros más que pueden contener gran cantidad de sal que puede afectar enormemente tu organismo.

Pero a pesar de que la sal está en casi todos los alimentos, no se requiere dejar que los consumas, al contrario, solo debes medir su ingesta y entrenar tus papilas gustativas para que puedan detectar los altos niveles de sal para ayudarte a memar sus efectos en tu salud.