Finanzas personales para niños

Los padres actuales que están incursionando en el mundo del emprendimiento, generalmente piensan qué hubiese sido de su vida (en su edad más joven) si supieran todos los conocimientos sobre liderazgo, motivación, finanzas y todo lo que compete al emprendedor.

Las finanzas personales son un elemento intrínseco a la vida de cualquier persona. No se trata de tener más o menos dinero. Se trata de que todos tenemos necesidades y gustos y debemos encontrar la mejor manera de satisfacerlos.

Los niños no son una excepción. Aunque ellos aún no tengan un trabajo o un ingreso, deben aprender cómo manejar el dinero. En algunas ocasiones serán recursos propios, pero también deben estar conscientes de cómo sus padres manejan la economía familiar.

Es por ello que, si tu deseo es romper paradigmas en cuanto a la educación que se le da o le estás dando a tu hijo, en este post compartiré algunas ideas y tips para que puedas enseñar finanzas personales a los más pequeños de la casa y, desde temprana edad, formar emprendedores y líderes dentro de tu hogar.

Finanzas personales de los infantes

Es conveniente que los niños aprendan de finanzas personales desde pequeños, porque así les parecerá un conocimiento natural que irán adaptando a su vida diaria. La responsabilidad de los adultos es proporcionales información de acuerdo a su edad y servir como guía. La mejor enseñanza es el ejemplo, así que asegúrate de poner en acción las recomendaciones que haces a los niños.

Los conceptos esenciales que deben aprender los niños son ingreso, gasto y ahorro. El objetivo es que aprendan a diferenciar gustos de necesidades y que sepan priorizar. También es importante que sepan cómo establecer objetivos a corto y mediano plazo, y cómo establecer una estrategia para lograrlo.

A continuación te damos algunas recomendaciones para que los niños inicien su educación financiera:

  • Entrega una cantidad periódica

Es importante que establezcas una cantidad fija y que seas puntual en la entrega. Elige si será semanal, quincenal o mensual. Así los niños comprenderán la relación entre la duración del dinero y el tiempo. Deben saber que antes de la fecha pactada no recibirán más dinero, para que administren lo que tienen.

  • Motiva el ahorro

Pregúntale qué le gustaría comprar e invítalo a ahorrar para conseguirlo. Al principio lo mejor es elegir un objetivo a corto plazo, para que no pierda interés ni se desmotive. Ayúdale a calcular cuánto debe ahorrar de la cantidad que recibe y en cuánto tiempo reunirá el total. Apoya su esfuerzo regalándole una alcancía o una caja de seguridad donde podrá almacenar el dinero.

  • Recuerda el aprovechamiento de los recursos

Al hablar de ahorro no te limites al dinero, explícale también el ahorro de recursos, como la electricidad o el agua. Explícale porqué un uso eficiente de estos recursos es un ahorro económico en el presente y una inversión en su futuro.

  • Enséñalo a compartir

Establece alguna meta en familia y asigna la cantidad que debe aportar cada persona, de acuerdo a sus ingresos. El objetivo puede ser algo para todos, como comprar una pantalla nueva, o algo para un integrante, como el regalo de día de las madres. La idea es que los niños entiendan que con su dinero también puede hacer cosas por los demás y que no todos los objetivos son individuales.

  • Lleven un registro de ingresos y gastos

Es difícil saber con exactitud cuánto hay dentro de una alcancía. Enséñale que puede llevar registro de sus operaciones financieras en un cuaderno, algo similar a un estado de cuenta. Cada que aporte o retire dinero, deberá anotarlo con la fecha. Así en todo momento sabrá de cuánto dispone para cumplir sus propósitos.