Por mucho tiempo se ha mantenido el ideal de que el “gay nace o no se hace”, esta afirmación entra de nuevo al debate para establecer si es verdadera o no con un reciente estudio.

La sexualidad se define mediante el correcto desarrollo de la estructura de la personalidad de las personas, esta atracción por alguien del mismo o diferentes sexo siempre ha estado sujeta a continuos debates.

Ahora un estudio realizado por un epidemiólogo y un psiquiatra ha abierto la puerta a un nuevo horizonte para entender si hay factores externos que determinan la orientación sexual en las personas.

Factores que determinan la orientación sexual de las personas

Factores que determinan la orientación sexual de las personas

Ser gay o no, no es motivado por algún componente o alteración genética. Así lo ha especificado un estudio publicado por la revista The New Atlantis en donde se afirma que “no hay evidencia científica” que lo compruebe.

En concreto, el estudio reveló que no existen factores biológicos que comprueben que la identidad sexual de las personas pueda determinarse por cualidades genéticas, un mito que se ha desarrollado ampliamente en la comunidad LGBT.

Los responsables de este trabajo científico, Lawrence S. Mayer, epidemiólogo, especializado en bioestadística y el psiquiatra Paul R. McHugh, afirmaron que la mencionada idea carece de base científica y que las preferencias sexuales de las personas se asocian más a otros factores.

En este sentido, serían los factores ambientales y psicológicos los responsables de que un individuo pueda desarrollar gustos por otros del mismo sexo.

Otros factores

Otros factores

Para esto comprobaron que la estructura cerebral de las personas heterosexuales y homosexuales son diferentes por lo tanto no supone algún derivado congénito que haga que una personas sea homosexual.

Este estudio trae de nuevo al debate las ideas sobre quienes son gays son influenciados por agentes externos como entorno social, laboral entre otros.

Otro dato curioso de este estudio es que reveló que las personas homosexuales son más propensas a padecer enfermedades mentales que la heterosexuales motivados por su condición.

La presión social como consecuencia de asumirse como homosexual es la primera causa en el origen de la depresión en estas personas y por consiguiente en el aumento de la tasa de suicidios que solo en Estados Unidos llega a un 41 % entre personas transgéneros.