El mundo de la industria cosmetóloga y de la higiene personal, incluso la bucal, está llena de elementos químicos para realizar los productos que consumimos. Es por ello, que cada día más personas buscan una opción más natural para todo lo que usan. Es por ello que es normal ver como ponen manos a la obra para crear de manera casera y más natural todo lo que necesitan para su higiene, belleza y salud. En este caso, venimos a

Quizás, no confíes de que puedas obtener de este dentífrico casero toda la calidad de limpieza. La verdad que sí, y es que no sólo tendrás acción limpiadora, incluso de sarro, sino que combate las bacterias, adicionalmente que es un excelente blanqueador.

Nuestros aliados para elaborarlos son el carbón vegetal y el aceite coco, antes de ponernos manos a la obra. Veamos porque natural es mejor.

Naturaleza en tu boca

Para nadie es un secreto que la industria usa, muchas veces químicos y sustancias que no son del todo saludable para nuestro organismo y que a la larga pueden ser perjudiciales y los detítrificos no son la excepción. Es algo que tenemos que tener en cuenta, ya que sin querer de a poco vamos ingiriendo pasta dental. Esto es algo que sucede y con más frecuencia en cantidad con los niños ya que el sabor dulce les atrae.

Veamos entonces cuales son esos componentes:

  • Triclosán: Estudio lo vinculan con hinchazón del hígado y cáncer
  • Sulfatos: Sustancias detergentes limpiadoras y espumosas demasiado agresivas para la flora bucal.
  • Aspartamo (edulcorante artificial).

Estos son sólo algunos de ellos, tú decides si haces el cambiazo a algo natural o mantienes tu producto favorito de años. Igual acá te dejamos esta excelente receta para que te sirvas de ella:

  • 1 taza de aceite de coco virgen extra
  • ½ taza de carbón vegetal
  • 5 cucharadas de bicarbonato de sodio fino
  • 20 gotas de aceite esencial de menta de uso interno (opcional)

Preparación:

No obstante, para prepararlo sí que deberemos calentarlo ligeramente, para así mezclarlo bien con el resto de ingredientes:

  1. Pon el aceite de coco al baño María, en caso de encontrarse en estado sólido, para poderconseguir una mezcla homogénea con el carbón vegetal y el bicarbonato de sodio.
  2. Una vez líquido agrega el carbón y el bicarbonato de sodio. Mezcla todo bien.
  3. En cuanto esté frio agrega el aceite esencial para que con el calor no pierda sus propiedades.
  4. Conserva en un lugar fresco, que no necesariamente tiene que ser el refrigerador.

Un dato extra: el aceite de coco se mantiene sólido si está por debajo de los 23 ºC, por lo que intentaremos mantener este dentífrico en un lugar fresco para que no esté demasiado aguado.

Si aún tienes duda, sobre los ingredientes, te podemos decir que el aceite de coco inhibe el crecimiento de las bacterias de la boca que podrían producir un deterioro dental.

Por otro lado, es muy conocido como remedio para las intoxicaciones, diarreas y flatulencias, ya que tiene la capacidad de absorber todo tipo de sustancias dañinas y tóxicas de nuestro organismo. Y no es el mismo que el de leña. Búscalo en farmacias y botiquerias

El carbón vegetal, a pesar de ser de color negro, no es igual que el carbón de leña, ya que se extrae por un procedimiento específico.

Asimismo, el bicarbonato de sodio es un buen complemento para nuestro dentífrico, ya que contribuye a una buena limpieza y, además, equilibra el pH bucal, que suele estar demasiado ácido.