Las patatas panaderas son más conocidas por ser una rica guarnición para acompañar cualquier plato que implique carne preparada como solomillos, paletillas asadas, chuletones y demás.

Estas son muy sencillas de preparar además de que brindan un gran sabor y potencian el de las carnes que estemos degustando en ese momento.

Aunque claro, no solo con carnes se puede comer unas ricas patatas panaderas ya que este acompañante puede estar presente en otros platos que requiera un sabor o ingrediente extra.

Aunque si lo prefieres, puedes comerlas solas ya que su sabor brinda al comensal una rica experiencia con este plato fácil de preparar, conoce cómo hacerlo a continuación:

Prepara unas ricas patatas panaderas

Prepara unas ricas patatas panaderas

Las patatas panaderas es una receta francesa que se ha popularizado como guarnición para acompañar a otros platos, para prepararlas necesitarás varios ingredientes que podrás conseguir en cualquier supermercado los cuales son:

  • 1 kg de patatas
  • 50 gramos de mantequillas
  • 200 gramos de cebollas
  • Agua
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil

Estos ingredientes son fáciles de conseguir y por lo general los podemos hallar en la despensas en nuestro hogares y lo más interesante es que no necesitas ser un gran chef para hacerlas.

Preparación

Antes que cualquier cosa, debes pelar todas las patatas para luego cortalas en rodajas moderadamente gruesas, una vez que lo hagas tienes que sazonarlas con sal y pimienta a tu gusto.

Luego tendrás que cortar en juliana o tiras finas las cebollas para luego colocarlas en la sartén a fuego medio con los 50 gramos de mantequilla durante varios minutos hasta que estas se pongan transparentes.

Luego colocarás las rodajas de las patatas en un molde como el que usas para hacer torta, cubre la superficie de este con las patatas para luego echar encima de ellas la cebolla recién sofrita.

La idea es agotar todas las patatas y cebolla con cada capaz que hagas, pero es necesario empezar y terminar con una capa de patata. Luego vas agregar la mantequilla que haya sobrado y seguidamente el agua hasta cubrir todo.

Luego tendrás que cubrir el molde con papel de horno para luego colocar un peso encima de todo para apretar las patatas. Luego introducimos todo en el horno que debe estar a una temperatura de 180° centígrados durante 30 minutos.

Luego podrás comerlas solas y acompañadas según lo que requieras y ¡Buen provecho!