Si lo que buscas es darle un toque distinto a tus comidas diarias y sorprender a tus invitados a un rico almuerzo o tener una excelente cena romántica, entonces debes probar con esta receta de pollo frito al estilo chino.

Este plato es muy sencillo de hacer por lo que no necesitas tener tanto conocimientos en las artes culinarias para comer este rico pollo, pero si necesitarás un poco de paciencia para encontrar algunos ingredientes.

Aunque no hay que desmotivarse en la intención de preparar esta comida ya que es posible conseguir todos los ingredientes y siempre existe la posibilidad de reemplazar algunos por otros, para obtener una rica variedad de sabor.

Si estás listo o lista, entonces aprender a hacer pollo frito al estilo chino pero con un plus interesante ya que agregaras limón:

Pollo frito al estilo chino con limón

Pollo frito al estilo chino con limón

Este es un pollo que queda muy jugoso y con gran sabor por la maceración a la que es sometido durante la preparación, por lo que es recomendable acompañarlo con otra comida como arroz.

Para prepararlo necesitarás al menos dos pechugas de pollo, salsa de soja, dos limones y la ralladura de un limón. Un huevo un una pizca de jengibre rallado de igual forma, dos cucharadas de maizena o harina de maíz.

Para freír el pollo usarás aceite de girasol y si lo requieres puedes acompañar a este pollo con arroz basmati o arroz de grano largo, aunque claro, puedes comerlo con otros alimentos.

Preparación

Preparación

Corta la pechuga de pollo en sentido contrario a lo que normalmente lo haces, en otras palabras, cortarás a lo ancho de la pechuga para hacer que todos los trozos de pollo sean pequeños.

Luego con el uso de un bol hondo, colocarás todos los trozos de pollo con dos limones exprimidos más la ralladura de la piel de un solo limón y la pizca de jengibre igualmente rallado.

Luego agregas una cucharada de salsa de soja, una pizca de sal y el huevo. Revuelve todo durante unos minutos y luego dejarás macerar todo dentro de la nevera durante 45 minutos, por lo que esta preparación te tomarás un buen tiempo.

Luego de ese tiempo de maceración, sacamos el bol de la nevera y a continuación anexas dos cucharadas soperas de maizena o harina de maíz para removerlo todo después en el mismo bol hasta que cada uno de los trozos queden cubiertos por completo.

En un sartén grande, coloca el aceite girasol y espera a que este esté bien caliente para ir colocando con cuidado los trozos de pollo ya macerados dentro para freírlos. Te recomiendo que lo hagas a fuego medio para evitar que se quemen o se tornen de un color oscuro.

Luego que el pollo ya esté preparado, colócalo en un recipiente para que reposen y el exceso de aceite salga de ellos mientras preparas el arroz como lo haces normalmente. Unos 500 gramos puede alcanzar para cuatro personas.