Desde algunos años, la tendencia de cuidar nuestros cuerpos para vernos y sentirnos bien se ha convertido en una prioridad. Sin embargo, el deseo de lucir perfecto ha logrado traspasar la línea que divide las practicas saludables para este fin y se ha caído en las que deterioran nuestro organismo y causan estragos significativos.

El no tener sobrepeso es bastante estético, pero que esté acompañado con salud es mucho mejor.

Si te sientes bien físicamente, te ves bien, por lo que la clave es la paciencia, el cuidado adecuado y la disciplina. Debemos dejar de lado prácticas de dudoso beneficio y esculpir nuestro cuerpo como un artista que hace una obra maestra, es por ello que acá te dejamos unas reglas de oro para hacer dieta.

  • Balance es mejor que carencia

Muchas personas cometen el error de eliminar esos alimentos que consideran que son causante de esos kilitos demás. Esto NO se debe hacer, lo que sí, es tratar en la medida posible de evitar comida chatarra o procesada ya que contienen entre sus compuestos ingredientes que no son los más naturales para nuestro organismo. Lo mejor es consumir suministros frescos y con el origen más natural posible.

Por ningún motivo se deben suprimir las proteínas, los carbohidratos y mucho menos las grasas, como algunos suelen hacerlo. Ya que esto causará un desbalance en nuestro cuerpo y comenzaran a alterarse los procesos naturales de este y te restará vitalidad y salud.

Busca que tu dieta sea variada y moderada, una de las más recomendable es a mediterránea que además es una de las más saludables y competas del mundo según diversos estudios.

La clave es saber elegir alimentos con nutrientes de alta calidad, tales como: cereales integrales, carnes magras, vegetales, frutas, semillas, frutos secos, aceite de oliva y yogures naturales.

Panifica tus comidas tomando en cuenta todas estas consideraciones y adicionalemnte, lo idea para acelerar el metabolismo es comer entre cinco a seis veces en porciones moderadas.

Uno de los aspectos a considerar es que las porciones se deben dividir para 5 o 6 veces al día, es decir, para ingerir cada 2 o 3 horas.

  • El agua es tu amiga

Este vital líquido es tu aliada en esta cruzada por un cuerpo tonificado y saludable. La mayor parte de tu hidratación debe estar constituida por agua simple, por lo que debes disminuir el consumo de jugos procesados y aguas saborizadas ya que poseen un alto grado de azúcar que no es bueno porque satura nuestras funciones corporales.

Otra opción es la ingesta de té, los cuales te aportan nutrientes adicionales para condicionar tu organismo.

Es importante mantener una hidratación adecuada ya que coadyuvará la función del metabolismo y favorecerá la desintoxicación del cuerpo para eliminar los desechos retenidos.

  • Incluye en tus platos verduras crucíferas

Quizás, en este momento, tendrás un signo de interrogación en tu cabeza, pero, aunque no lo creas ya has comido de estos vegetales y son bastante comunes, esta familia está integrada por las coles, repollo, coliflor, brócoli, repollitos o coles de Bruselas, porotos de sojas y otros similares.

Son recomendados en nuestra dieta, ya que contiene bajas calorías, al mismo tiempo contienen una alta dosis de nutrientes que coyunda al cuerpo a la quema de grasa.

Son una excelente fuente de fibra, antioxidantes, vitaminas y minerales hace que sean aliadas del metabolismo y la regulación de los niveles de azúcar en la sangre.

Adicionalmente, hace aportes importantes beneficios sobre el sistema cardiovascular, ya que ayudan a reducir los niveles elevados de colesterol y triglicéridos.

  • Haz de los complementos tus aliados

En primer lugar, los complementos como su nombre lo indica, complementan tu ingesta de nutrientes, por lo que no debes confundirlos con pastilla para perder peso.

Estos son vitaminas, minerales y batidos nutricionales que te ayudan a llenar los huecos que pudieras dejar en tu alimentación. Recuerda que un cuerpo sano, es aquel que cuenta con todo lo necesario para funcionar correctamente. Busca una marca que sea completamente natural pero que cuente con certificados de calidad reconocidos.

Por otro lado, no creas que en pastillas o merengadas es la única forma de complementar tu dieta, si incluyes en ellas superalimentos que lo contengan de forma natural, estarás haciendo prácticamente el mismo trabajo. Sólo que acá la ingesta debe ser constante y en cantidades que equiparen los nutrientes requeridos.

Uno de estos complementos son el omega 3, presente en el pescado, la fibra, la cual ayuda a la circulación correcta del sistema digestivo, levadura de cerveza (complejo B), frutos secos, el salvado de trigo, semillas de sésamos, avena, semilla de chía o lino, granos, trigo, aceite oliva, soya, frutas, entre otros.

Sucumbe a tus antojos inteligentemente

 Siempre que estamos haciendo dieta, entran unas ganas terribles de cometer un pecadito, siempre impulsado s por la ansiedad, pero quién dijo que no podías consentirte para aliviar un poco el estrés. Lo que sí es importante es que sean saludables y controlados.

Los frutos secos, quesos magros, yogurt, tentempiés de vegetales y frutas, serán tus aliados para estar dentro de tu régimen sin sufrir ni matarte de hambre.

Sin ejercicio no hay recompensa

Quizás no te parezca una opción muy bonita, pero resulta, que una de las formas más poderosas de bajar de peso y obtener un cuerpo idóneo es precisamente a trvés de él.

El complementar una buena dieta con ejercicios físicos aumentarán tu rango deshacerte de esos kilitos de más, adicionalmente que te ayuda a moldear de una mejor manera tu cuerpo.

Una recomendación es comen zar con una rutina suave e ir incrementado de a poco o gradualmente conforme pasen los días para que cada vez obtengas mejores resultados y mejores tus aptitudes físicas.

No busques un ideal irreal

Puedes haberte idealizado unas medidas exactas, pero debes tener en cuenta siempre factores genéticos, el tamaño de tu osamenta y estructura, si eres una chica o chico esbelto de huesos grandes, jamás podrás llegar a ser un mini talla a menos que te limes los huesos y esto es inviable.

Asesórate con un especialista para conocer tu verdadero peso ideal basándote en tu fisionomía y ve por ese ideal de tui cuerpo perfecto. No te fijes en otras personas, trabaja por tu mejor cuerpo y ese solo lo tienes tú.

Por otro lado, creer que no lograrás tu meta, perjudica o sabotea significativamente tus esfuerzos.

Hasta acá estas reglas de oro que debes cumplir para llevar a cabo con éxito una dieta.