Ser una persona multitarea siempre lleva a algunos sacrificios, sobre todo cuando tenemos varias responsabilidades que atender y tan solo una 16 horas operativas para ejecutarlas todas o en su mayoría.

Por eso, es necesario afinar mucho mejor nuestra productividad a fin de que no quedemos mal con nada ni con nadie y siempre salgamos airoso y así cada uno de nuestros clientes puedan sentirse atendidos.

Esto claro en el caso de que seas un emprendedor o persona que trabaje de manera independiente, aunque lo que a continuación explicaré no será de exclusividad para esas personas, ya que todos podemos ser más productivos estemos donde estemos.

Solo requerimos de una mejor atención y concentración en los asuntos en los que realmente debemos enfocarnos, y es este un punto muy importante ya que por experiencia propia, solemos perder mucho el tiempo en cosas tontas durante el día que cuando nos damos cuenta, hemos perdido media mañana en nada.

Hábitos dañinos que debes evitar en tu rutina diaria

Si es de lanzar la primera piedra, yo debo entonces tirar un saco completo. Eso es porque aún no logro superar el hecho de que no puedo levantarme temprano y por lo general mi jornada diaria empieza a las 9 de la mañana.

Un poco tarde ya que esto significa la pérdida de las tres horas más productivas durante el día que son las comprendida de entre las 5 y 8 de la mañana ya que luego de esa hora nuestro cuerpo empieza a pedir un poco de descanso y nuestro cerebro alguna otra actividad para despejarse, algo que en definitiva no cumplo y que trabajo en ello.

Por eso, siempre es bueno empezar nuestro día en horas adecuadas para volvernos mucho más productivo y esto me lleva al primer hábito dañino que no es otro que acostarse tarde por la noche o bien irse a la cama para hacer alguna otra actividad como ver TV e incluso navegar por Internet.

Por lo general solemos tener el hábito de verificar todas nuestras cuentas de redes sociales durante la noche y esto lo hacemos desde la comodidad de nuestra cama que fue inventada para ciertas cosas específicas que ya sabes. No necesitas agregarle otras más innecesarias.

En ese sentido, el segundo hábito a evitar es esa enfermiza tendencia a estar conectado a cada momento a todos nuestros entornos virtuales o navegación en la web mediante cualquiera de nuestros dispositivos inteligentes. Para eso tenemos las horas antes no cuando vayamos a dormir.

Pero no solo para esos momentos, ya que muchas personas suelen tener el hábito de usar más de la cuenta los diferentes dispositivos inteligentes que tenga a la mano, por lo que la productividad se ve duramente afectada ya que por lo general, perdemos entre una y dos horas diarias en ellos.

Mi recomendación es que si tienes varias responsabilidades que atender no te distraigas con tu móvil o tablet. Hazlo en horas de descanso o en momentos en que no estés haciendo nada más. Evita usarlos en lugares y tiempos claves como reuniones o conversaciones con otras personas.

La planificación es parte importante de toda persona exitosa, es como el oxígeno para los pulmones, por lo que será importante que te llena de ella siempre para que así alcances todas tus metas. Nada te será sencillo pero con una correcta estrategia podrás lograr lo que quieras.