En tu vida es probable que hayas probado un rico pasticho, algunos canelones deliciosos y una que otra pasta gratinada en el horno. Estos platos como otros más tienen algo en común: usan la mundialmente conocida salsa bechamel.

Claramente es una de las salsas más usadas en la cocina pero increíblemente es la que menos se prepara ya que para algunas personas suele ser complicada realizarla motivada por alguna falsa creencia de ser complicada.

La salsa bechamel es todo menos complicada y prepararla tan solo llevará unos cinco minutos de tu tiempo, pero lo importante de esta es hacerla durante la preparación de algún plato que la requiera ya que no es recomendable almacenarla debido a sus ingredientes y a que puede tomar otra textura o sabor si pasa mucho tiempo guardada.

Pero si dentro de las metas de tu vida se encuentra aprender a realizar una buena salsa bechamel sin grumos ni con sabor excesivo a harina, entonces lee a continuación a hacerla de manera sencilla:

Prepara una buena salsa bechamel sin grumos

Prepara una buena salsa bechamel sin grumos

Esta salsa tiene un estigma tremendo por parte de muchas personas quienes no han logrado hallar el punto correcto para hacer que quede excelente y sin sabor a harina excesivo además de sin grumos.

Para eso necesitarás un litro de leche y 60 gramos de mantequilla y la misma cantidad de harina de trigo. Nuez moscada y sal. Ingredientes fáciles de conseguir en muchos supermercados.

Ahora solo tendrás que proceder a tamizar la harina, esto para limpiarla de cualquier grumo o trozos de algún otro material. Luego procede a calentar la leche en un pequeño sartén y en otro derretimos un poco de mantequilla a fuego lento.

salsa bechamel

Una vez logrado esto, añade la harina de trigo y deja que se cocine bien, esto es muy importante ya que aquí está la razón por la cual esta salsa a veces queda con un sabor excesivo con la harina, por lo que será necesario que la harina agarre algo de color. Sin llegar a dorarla ni quemarla.

Una vez que la leche esté hirviendo, debes añadirla a la mezcla y a continuación quita todo del fuego pero sigue removiendo de manera constante hasta que todos los grumos hayan desaparecido.

Luego que ya no quede grumo vuelve a colocar la bechamel al fuego medio durante unos 15 minutos. Pasado ese tiempo solo debes agregar una pizca de sal y rallar un poco de nuez moscada y listo.