Los fenómenos naturales que podemos ver a lo largo de nuestra existencia, son muchos. Los rayos, son uno de ellos, quizás llegando a tildar en lo más maravilloso que la Naturaleza puede poner ante nuestros ojos, sin necesidad de reservar cupo o comprar una entrada.
Si eres un cazador de rayos o simplemente quieres saber un poco más sobre este tema, ¡no dejes de leer este post! En esta opotunidad te estaré compartiendo información que puede ampliar tus conocimientos sobre los rayos.

No es un evento nada exclusivo, entre cuarenta y cincuenta rayos golpean la Tierra cada segundo; aunque el 70% de los mismos se concentran en las zonas tropicales.

El mecanismo que los genera siempre ha intrigado a los científicos, y de hecho aún hay bastantes cosas que no comprendemos del todo. Uno de los puntos que durante años ha sido un misterio es que, según todo lo que sabemos del electromagnetismo, los rayos no deberían poder producirse en el aire.

El problema es que en el aire normalmente no se pueden producir descargas, porque es un buen aislante eléctrico. Durante algunos años, se pensó que lo ocurría es que el campo eléctrico causado por la separación de cargas era capaz de ionizar los átomos del aire arrancando alguno de sus electrones. El electrón negativo y el ión positivo serían portadores de carga que podrían moverse, generando la descarga.

Proceso del rayo

El proceso consta de tres pasos. En primer lugar, se produce una separación de cargas eléctricas dentro de las nubes de tormenta. La parte inferior queda con carga negativa, mientras que las cúspides de los cumulonimbos adquiere carga positiva. En segundo lugar, la carga negativa de la parte baja del nubarrón induce en la superficie terrestre otra carga positiva.

Pero un sistema con cargas netas es inestable porque, como sabemos, las cargas de signos opuestos se atraen. Cuando esta fuerza de atracción entre zonas con cargas de signo diferente es demasiado alta, se produce una descarga.

Esa descarga es lo que llamamos rayo, no son más que cargas positivas que viajando hacia las negativas, y viceversa, procurando neutralizar toda la carga neta.

Este proceso se conoce con el nombre de ruptura dieléctrica, y es fácil de producir a pequeña escala. Básicamente, cualquier chispa eléctrica funciona así. Para producirse, necesita un campo eléctrico bastante elevado, así que lo único que hacía falta para confirmar esta teoría era asegurarse que la separación de cargas en la nube es suficiente para llegar a producir dicho campo.