Según la Organización Mundial de la Salud, en un futuro cercano la depresión se convertiría en una pandemia incontrolable que pudiera llevar al humano a estados de emoción irreversibles y por consiguiente la muerte.

Pero la depresión por sí sola no es una causa de muerte, sino los elementos asociados como la ansiedad, desesperación y pensamientos irracionales que hacen que el individuo que la padezca, decida poner fin a su vida mediante un acto de suicidio.

La depresión se perfila como la enfermedad del siglo 21 y en la actualidad más de 400 millones de personas la sufren de manera silenciosa, aunque esto son estimaciones hechas por la OMS sin tener certeza de la cantidad real.

Esta condición se caracteriza por una profunda tristeza y apatía que hace que la persona que la padezca se limite en todo sentido haciendo de su vida poco llevadera y por consiguiente complicada. Lo que exacerba dicha enfermedad.

Señales para detectar la depresión en las personas

Señales para detectar la depresión en las personas

Lo más alarmante del individuo deprimido es que su mente crea mecanismos de defensas para mantener este mal oculto del ojo ajeno, aunque en gran medida y con el paso del tiempo, el o la afectada pueden desarrollar las primeras señales como: apatía, tristeza extrema y actitud sombría.

Pero luego, un estudio realizado por la Universidad de Rochester Medical Center ha demostrado que quienes son más sociables y extrovertidos pueden estar presentando en realidad un caso particular de depresión. Este estudio determinó que la depresión se vuelve mucho más difícil de detectar cuando la persona es muy sociable, algo que se creía de los introvertidos resultó ser todo lo contrario en la práctica.

Pero también, aquel que presente depresión se vuelve un perfecto mago en ocultarla a toda costa de la vista de todas las personas que tengan cerca de ellos. La razón se debe a los estigma de esta condición que los hacen tener pena y temor de perder oportunidades como empleo e incluso amistades.

Los cambios alimenticios también pueden ser considerados como señales de depresión, por lo que será necesario estar atento a las comidas que estas personas ingieren para verificar si hubo algún cambio en la dieta. Los trastornos alimenticios y la depresión son dos enfermedades distintas entre sí, pero que una puede llevar a la otra o ambas puede surgir juntas, lo que pudiera complicar el cuadro emocional y de salud del individuo.

Pero una de las señales más relevantes y que por lo general pasan desapercibidas obedece a la volubilidad de las personas ya que por lo general asociamos la depresión con pensamientos o actitudes melancólicas, tristezas, apatía y parecidos.

Sin embargo, aquellos que presenten episodios de ira o rabia incontrolable son los más propensos a presentar cuadros de depresión que según la intensidad de estas reacciones, la condición puede ir desde leve a muy grave. Otra de las señales son los problemas relacionados con el sueño, por lo que quienes presenten depresión pueden tener problemas para conciliar el sueño debido al grado de estrés y ansiedad que presenten.

Aunque también puede existir factores que haga que la persona duerma más de lo debido y pase el día encerrado en su cuarto tratando de dormir. Esta conducta obedece a la necesidad de “callar” o “dominar” determinados pensamientos erróneos con el sueño, por lo que en todos los casos lo mejor es tantear con sumo cuidado y ayudar a la persona a superar este episodio turbio de su vida.